lunes, 5 de diciembre de 2011

El silencio de los árboles

La melancolía, el amor, la música y la obsesión componen esta obra de Eduard Márquez que enamora al lector en cada página.

En una ciudad enferma del odio, el horror y la muerte que sólo la guerra puede infectar el amor y el arte son cuerpo y alma de la esperanza, y la promesa de un recuerdo la única razón para sobrevivir. En ese cementerio de árboles talados, edificios derruidos y corazones perdidos un museo se improvisa trinchera de la cordura y refugio para los sentimientos donde las personas recuerdan que son seres humanos.

Pocos son los que quedaron bajo el asedio, menos los que aún resisten. Andreas Hymer llega a esa locura con un propósito claro y un concierto para violín se convertirá en causa y efecto para recuperar a su amor perdido, Amela Jensen, y una nueva misión le dará la oportunidad de ser héroe.

Con trazos de personajes el autor nos presenta retales de una vida anterior al hambre y a la destrucción e insinúa anhelos de un futuro mejor. Un relato que pone el acento en conceptos absolutos como el valor y la solidaridad y en el que a partir de pinceladas anecdóticas de la realidad hace que el lector extraiga la esencia del libro como si de un proceso inductivo se tratase.

A destacar la obsesión como antagonista, sentimiento enfermizo, egoísta y corrosivo que ansía poseer el alma del genio. Es un depredador que huele y rastrea mentes excepcionales, persigue sin descanso a su presa y pobre de la que alcance. La obsesión anida en las capas más profundas de nuestra personalidad, mueve el arte y lo lleva a su máxima expresión pero del mismo modo lo distorsiona y desvirtúa el mundo. Transforma lo que un día pudo ser bello en una mueca macabra y sin sentido. ¿Podrá acaso el amor vencer a este villano? ¿Verdaderamente tiene tal poder de curación?

El silencio de los arboles es una obra delicada de prosa musical. Su lectura sería comparable a una pieza para violín. Hora suave, brillante y emotiva; hora potente, firme y dolorosa. Penetra en la piel y hace estallar las emociones. Trasciende a lo metafísico. Magia diríase en otro tiempo.
                                                
                                                                  Alianza editorial

12 comentarios:

Tatty dijo...

El libro no creo que me anime a leerlo pero el título me ha parecido precioso
un beso!

mientrasleo dijo...

Este libro es fantástico, si te digo la verdad lo compré por el título, me enamoró como sonaba. Y me encontré con una grata sorpresa refleja perfectamente el sentimiento obsesivo que acosa a muchos genios.
Gran recomendación.
Un beso

Libros Que Voy Leyendo dijo...

Pues yo no había visto el libro por ningún sitio, sin embargo, tras tu opinión y la de mientrasleo me lo voy a anotar y en nuestra próxima visita a la librería lo echo un ojo

un beso
Lourdes

Margari dijo...

No conocía este libro, pero tras leer tu fantástica reseña, voy a tener que buscarlo, que tiene una pinta buenísima.
Besotes!!!

LA VIEJA ENCINA dijo...

No conocia el libro, pero despues de leer tu estupenda reseña, no puedo por menos, que querer leerlo, ademas y como ya han dicho anteriormente, el titulo atrae muchisimo. Un besote Olga.

Ricardo Miñana dijo...

Bonitas letras Olga, un grato placer leerte.
que tengas un feliz fin de semana.
un abrazo.

Flor de Lis dijo...

Hola, en mi blog tengo un sorteo que acabo de poner por si te interesa el libro =)

Emperatriz dijo...

Me encanto tu reseña ^^, me despertaste la curiosidad.

Un saludo, te deseo una feliz semana

Ismael Cruceta dijo...

Preciosa reseña. ¿Qué más te podría decir?
Un abrazo!!!

Luisa dijo...

Otra novela que no conocía. El título es precioso y por lo que veo su contenido también.
Me lo apunto, que como no tengo ya bastante por leer...
Un beso.

Rosalía dijo...

Otro libro que no conocía y que tiene buena pinta, ¡al saco!

bsos!

Todo puede suceder dijo...

Me gustó mucho el libro. El autor sabe conmover presentando a unos personajes que nos se conforman con el simple existir, buscan algo más

Publicar un comentario